MUCHI FOREVER

BEAUCOUP DE JOTTERIE POUR TOUTES LES ÂGES!!!!

Mi foto
Nombre: Señorito Muchi
Ubicación: Mexico

Soy un tipejo bastante raro. Encantador pero al mismo tiempo insoportable; muy sociable o asquerosamente hermético; amoroso y también jijo de la tiznada. Estudié como todos (todos los que no son "guebones"), me "lisensié" en Relaciones Internacionales por la UNAM en 1989 cosa que me ha servido de muy poco profesionalmente, vivo sólo desde 1990, pasé nueve maravillosos meses en Inglaterra lavando platos y tendiendo camas cuando tenía 22 años. Radiero (me caga la expresión comunicador), esforzado promotor de cosas que nadie quiere oir, orgulloso padre de dos gatas de 15 años, fumador empedernido, alcoholico en rehabilitación, voyeurista exquisito, fan del soccer y todo lo que implica, narrador retirado "a la fuerza". Y muchas otras cosas más...

martes, septiembre 12, 2006

GA-LO-PA (Garibay - López - Pablo) HACIA EL ÉXITO



Este "post" lo escribo tanto con orgullo como con muchísima felicidad por diversas razones. Fíjense que en 2002 yo trabajé (y hasta fines de 2003) como asistente del Mtro. Jorge Mester, quien era entonces director de la Filarmónica de la Ciudad de México. Sin embargo, hacia noviembre de ese 2002 Mester renunció a su puesto y, por razones inexplicables, mi modesto puesto se convirtió en el de gerente artístico, con la responsabilidad de programar cada uno de los directores huéspedes, solistas y obras a interpretarse durante el año siguiente (muchos lo calificaron como "ser director de la orquesta pero sin batuta"). Total, que cuando Mester aún se encontraba al frente de la agrupación, tuvimos un concurso para jóvenes solistas mexicanos. El primer lugar lo obtuvo un clarinetista gris gris gris (así como Marranito's Face) y la Mención Honorífica le fue entregada a un guitarrista que -debo aceptarlo y hasta él mismo lo sabe, jejeje- me parecía no sólo un chavo muy virtuoso sino bastante guapo: Pablo Garibay López (el de la foto de junto). En realidad, el premio monetario no era significante, pero pues para un chavo que entonces tendría unos 24 años de edad quizá le significó mucho.
La historia continúa de la siguiente manera: en las semanas por venir (de hecho, para el último concierto de la temporada) teníamos programada a una directora de orquesta, JoAnn Falletta, alumna de Jorge Mester y una estupenda músico que ya había visitado México en varias ocasiones. Su programa (diseñado por Mester) incluía la Sinfonía 35 de Mozart y la Quinta de Mahler. Desafortunadamente había problemas para hacer Mahler, pues los conciertos se llevaban a cabo en el Alcázar de Chapultepec y el Teatro de la Ciudad (la Ollín Yoliztli estaba en remodelación). Mi otro jefe (el director operativo de la Orquesta) pensó que era un exceso tocar Mahler en lugares tan "pequeños" (bueno, eso decía él, aunque en realidad no había dinero para pagar los cornos extras de la Quinta... duuuhhh). Así que me pidieron que le dijera a Mester que había que cambiar el programa de Falletta. Mester me dijo por teléfono desde L.A. "Pues pregúntele a la Mtra. Falletta qué quiere dirigir". Le hablé a ella y me contestó: "Pregúntele al Mtro. Mester qué quiere que dirija..." Ups... estaba en problemas. Así que decidí "saltar del bungee" y hacer lo que se me pegó la gana. La solución fue programar lo que a MI se me antojaba escuchar (jejeje). Le hablé a Mester y le dije: "Dice la Maestra que quiere hacer la Quinta de Prokófiev" y por otro lado le llamé a ella y confirmé: "Dice Mester que quiere que usted dirija la Quinta de Prokófiev". Es decir, le mentí a todos (uy!!!!). Pero, como esa sinfonía era más breve que la de Mahler, pues quedaba un hueco entre Mozart y Prokófiev. Consulté entonces con "mi otro jefe" que teníamos que poner a un solista, nada más que ya había CERO VARO para poder pagarle a alguien y Falletta no quería dirigir otra obra más con la orquesta sola. Mi decisión fue: tomé una mañana el teléfono en mi fría oficina allá en la Ollín, le marqué al guitarrista guapo que acababa de ganar su Mención honorífica en nuestro concurso y le dije: "Hola Pablo... oye, me dá pena tener que pedirte esto, pero fíjate que en el último concierto de la temporada nos quedó un hueco y necesitamos un solista pero no tenemos ni un quinto... Me gustaría proponerte que, como parte de tu premio, pues... esteeee... toques como solista con la Orquesta el Concierto del sur de Ponce... ¿te late?". ¡Caray! Pablo brincó de la felicidad y me dijo que sería un honor, se volcó en agradecimientos y elogios y aceptó la invitación.
Así, la segunda semana de diciembre se presentó dicho programa (que yo, jotamente, intitulé "Con P de Ponce y Prokófiev", jejeje). Falletta me agradeció enormemente haber elegido a un muchacho tan virtuoso e interesante como Pablo (de hecho, ella es guitarrista, además de directora de orquesta). Pablo tocó divinamente, y nuevamente me agradeció una de las grandes oportunidades que había tenido hasta el momento en su vida profesional.
Autógrafo de Pablo Garibay para la Filarmónica de la Ciudad de México
(como yo comencé ese libro de autógrafos, al renunciar a la Orquesta me lo quedé, jejeje, ¿mal hecho?)
Pasó el tiempo. Yo dejé la Orquesta en diciembre de 2003 pero de cierta manera continué sabiendo del progreso de la carrera de Pablo: en el 2004 se apuntó -por invitación de la misma Falletta, quien se convirtió en una gran amiga mía- en el Concurso Internacional de Guitarra "JoAnn Falleta" que tiene lugar cada dos años en Buffalo (donde esta mujer es directora artística de su Filarmónica). Pablo Garibay obtuvo el segundo lugar, cosa que a mí me llenó de felicidad. En 2005 Pablito fue primer lugar en un concurso muy importante en España, lo que le permitió grabar su primer disco compacto. Pero, justamente anoche, me enteré que el pasado mes de junio Pablo insistió y volvió a participar en el Concurso JoAnn Falletta en Buffalo. El resultado: Primer lugar, un cheque por $7,500 dólares, una guitarra nueva construída por un laudero canadiense y dos contratos para presentarse como solista con la Buffalo Philharmonic y la Virginia Symphony Orchestra.
No sé si yo tenga "colmillo" para identificar el talento de otros, pero lo que me queda claro es que, por alguna razón, la vida me ha dado la oportunidad de poner a ciertas personas valiosas en el lugar y el momento correctos. Nuevamente pienso que yo no soy millonario en dinero y en bienes inútiles, sino en este tipo de experiencias que me ha tocado vivir.
¡Enhorabuena Pablo! (Acuérdate que tenemos un proyecto pendiente tu y yo... ese Platero y yo que tantos dolores de cabeza nos ha dado... ¿ok?)
Aquí, Pablo Garibay recibe su trofeo de Primer lugar de manos de JoAnn Falletta
Pablo Garibay vive actualmente en Wiesbaden, Alemania.

2 Comments:

Blogger 20Th Century Boy said...

Ahhh usted si sabe.

3:26 p.m., septiembre 12, 2006  
Anonymous Beto said...

Me encantan este tipo de anécdotas y sobre todo para mi, que soy un wannabe de música clásica, resultan en particular excelentes.

Saludos Chema!

6:48 p.m., septiembre 12, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Blogarama - The Blog Directory Blogs México